Qué es el Coaching

En algún momento de nuestras vidas necesitaremos un buen consejo de alguien a quien estimemos. Esos consejos muchas veces tienen un efecto mucho mayor del pensado, no solo en la vida del hogar, del trabajo, de los estudios o del amor, sino en las decisiones a las que nos enfrentamos todos los días.

Muchas veces este tipo de consejos dejan de hacerse de manera individual y pasan a un plano meramente colectivo. Es entonces cuando podemos hablar de motivación colectiva, charlas de animación y el ahora tan afamado coaching.

¿Qué es el coaching?

Definir con exactitud un concepto resulta mucho más fácil cuando establecemos varias definiciones que se acerquen en gran medida al significado que queremos encontrar, que en este caso debe ser una definición completa, precisa y sin enredos.

Entonces, unas maneras de explicar este concepto son las siguientes. Lo mejor es que tomes nota si quieres saber cómo todo un experto de qué estamos hablando:

  • Antes que nada debes saber que estamos hablando de un proceso, un método, una serie de herramientas o de habilidades que cualquier persona puede desarrollar con entrega, con disciplina, pero sobre todo con liderazgo.
  • Esta última palabra es de suma importancia en este proceso, ya que el coach es la persona que dirige lo que hasta ahora hemos entendido como aconsejar a las masas, aunque es mucho más que eso.
  • Esta técnica consiste en presentar ante un grupo de varias personas un discurso que podemos considerar como alentador, animador, motivador o esperanzador.
  • En resumidas cuentas este proceso se realiza para mejorar el desempeño laboral, administrativo o académico, en el trabajo, la empresa o en instituciones educativas, respectivamente.

Seis beneficios del coaching

Podríamos enumerar para ti una larga lista de las ventajas que se obtienen de esta técnica de motivación, pero lo central es saber las principales, y ya puedes interpretar las implicaciones positivas que estos rasgos muchas veces desencadenan:

  • Sea en el campo que sea, este proceso de motivar a grupos ayuda a crear los llamados buenos hábitos. Esto quiere decir que un buen orador o dirigente de este tipo de experiencias es capaz de infundir modificaciones de conducta que se orienten a mejorar a la persona.
  • Precisamente este último aspecto es uno de los más buscados por quienes practican esta herramienta de contacto grupal: el mejoramiento de una o varias cualidades en las personas, todo para que mejore en el contexto en donde se desarrolla la interacción.
  • Muchas veces, se puede lograr que el potencial de una o varias personas mejore a través de esta técnica de inspiración para romper las marcas personales, ya sea en el trabajo, en el deporte, o en el simple hecho de ser mejor esposo, mejor hijo o mejor ciudadano.
  • El incentivar a que las personas salgan de su zona de confort y se arriesguen a vivir experiencias nuevas y positivas en su vida es uno de los beneficios más evidentes de este arte de expresión oral dirigido.
  • A veces las personas se enfrascan en rutinas tradicionales que no les dejan avanzar en la vida, en el trabajo o el amor; aquí es ideal poner en práctica esta técnica de motivación personal, pues así de rompen paradigmas que ahora son poco usados.
  • Y por último, pero sin restarle ni un mínimo de importancia, está el hecho de que con esta técnica se incentiva a la persona a que piense, actúe y ponga en práctica la toma de decisiones por sí misma, pues son muchos quienes parecen ser solo una especie de marioneta que no dirige sus propios pasos.

coaching hipnosis

Una historia del origen de la técnica del coaching

Debes tener presente que este arte de motivar a las personas para que desarrollen todo su potencial no es algo del siglo XXI ni del mundo de las empresas y la computación, ya que podemos remontarnos a la antigua Grecia para encontrar las raíces de estas actividades de interacción entre individuos para buscar mejorar.

En este caso partimos a las afueras de la legendaria ciudad de Atenas, pues es allí en donde se encuentra la cuna de quien fuera considerado desde los inicios como el padre de este método: el filósofo Sócrates.

Este gran pensador enseñaba a sus discípulos usando solo la persuasión y la motivación para que fuesen ellos mismos quienes dieran respuesta a las más grandes interrogantes que aquejaban al hombre en la época helenística.

Cómo se estructura la técnica del dirigir motivacional

Cuando una persona se enfrenta a un público con miras a alentarlos en cualquier rama de la sociedad actual debe tener en cuenta que existen ante todo tres momentos ineludibles:

  1. La observación: Un buen coach es quien primero toma nota de las conductas que observa o que recopila a través de información directa a través de una entrevista. Este momento es de suma importancia porque así se puede determinar qué elementos son más vulnerables para motivar sobre los mismos.
  2. La puesta en escena: Aunque suene como si de teatro se tratase, lo cierto es que quien dirige esta técnica debe poner en práctica sus herramientas para alentar a los oyentes con miras a mejorar los problemas que haya detectado en la observación. Podemos decir que este es el momento del clímax del impulso de los ánimos.
  3. La actuación y observación final: En este punto ya corresponde a los oyentes poner en práctica la motivación que han recibido con esta técnica. Pero la tarea no acaba aquí, ya que un buen coach hace un seguimiento constante para detectar ciertas fallas que pueda mejorar sobre la marcha.

El papel del motivado en el coaching

Aunque generalmente solo se le presta mayor atención a quien dirige una charla motivacional, vale que sepas qué debe hacer una persona que asiste ante veste tipo de discursos. Lo mejor que puede hacer es:

  • Estar predispuesto a mejorar conductas para sí, para su empresa o su familia.
  • Estar preparado para asumir cambios novedosos.
  • Tomar nota de los aspectos más alentadores que ofrezca quien dirige la intervención para alentar al grupo.
  • Intervenir ante las dudas que surjan.
  • Ayudar a compañeros de la charla en la medida de lo posible con dudas, apuntes o sesiones pasadas por alto.
  • Actuar pensando siempre en que esta técnica es verdaderamente efectiva para mejorar en muchos aspectos de la vida diaria, todo para apuntar a que se presente una mejora en la calidad de vida.